Facebook
Twitter
Instagram
Youtube

Blog

Image

El maldito peso

Nov 05, 2016

Llevamos unos días con muchas ganas de escribir esta entrada. MALDITO PESO. Os vamos a explicar el por qué de este título.

Desde que comenzó el proyecto de investigación, llevamos casi más de 300 personas que han pasado por un programa de pérdida de peso. Eso nos da la experiencia de ver y entender mucho de los factores que condicionan en esta pérdida. Hemos hecho miles de estadísticas, miles de horas metidas en el estudio de la fisiopatología de la obesidad y hemos estado en congresos y formaciones para ver la mejor forma de ayudar a la gente que quiere mejorar su salud perdiendo esos kilos de más. Sin embargo, nos seguimos encontrando con los mismos problemas de siempre. Nos obsesionamos con el numerito de la báscula.

Y ese es el objetivo de esta entrada al blog. ¿Es el peso medido en báscula un buen indicador para los programas de pérdida de peso?

2016-07-07-05-19-15_07-07-2016-10-19-35-jpg

La báscula NO diferencia entre el agua, músculo y la grasa.

Vamos a ver una ejemplo más claro:

Susana hace un programa de pérdida de peso donde comienza con 90 kilos. Pierde 15 kg y es feliz porque la báscula le alegra la vista. Sin embargo, Susana no sabe que ha perdido 8 kilos de grasa y 7 de masa muscular. ¿Qué quiere decir esto? Pues simplemente que a nivel metabólico y muscular estamos dañando a nuestro cuerpo. Le estamos dejando indefenso y nuestro objetivo se vuelve en nuestra contra cuando tengamos que MANTENER EL PESO (no olvidemos que ese es el verdadero objetivo de los programas de pérdida de peso).

2016-07-07-05-36-15_07-07-2016-10-33-48-jpg

Susana no ha aprendido a comer, simplemente ha seguido unas recomendaciones sin justificación pero que han conseguido que durante 3 meses de “sufrimiento” se vea en el espejo y de manera emocional se encuentre cómoda con su imagen. Además, todo el mundo le recuerda lo que ha adelgazado. Por desgracia, la báscula no diferencia entre los cambios de composición corporal. Nos está engañando para hacernos sentir felices.

2016-07-07-05-26-12_07-07-2016-9-52-58-jpg

Si por algún motivo, Susana entra en una empresa donde realmente le gestionan con inteligencia y pensando en su salud. Le recomendarán que tiene que hacer ejercicio físico. Que existen diferentes tipos de actividad física y entrenamientos, entre ellos, ejercicio de fuerza para evitar lo que se conoce en el mundo científico como “obesidad sarcopénica”. Que se ha demostrado que es fundamental para no recuperar el peso perdido después de cualquier intervención. Sin embargo, este ejemplo nos dará datos reveladores que la gente no tiene en cuenta porque nunca se lo han contado.

Ejemplo:

Si Susana comienza un plan de entrenamiento+Nutrición y pierde 10 kilos. 10 kilos de masa grasa y mantiene la masa muscular. Este programa ha tenido mil veces más beneficio en la salud que la primera opción. Sin embargo, la báscula nos intenta engañar con sus falsas apariencias numéricas.

2016-07-07-05-37-13_07-07-2016-10-38-47-jpg

El objetivo al que tenemos que llegar en este caso es:

Perder mínimo 9 kilos de grasa, manteniendo o aumentando la masa muscular (para facilitar el entendimiento del término Magro).

Es decir, en este caso Susana debe llegar a perder mediante una alimentación de calidad, una gestión de su tiempo y distribución de las comidas, cantidades a ingerir, estilo y forma de cocinar los alimentos (lo que nosotros llamamos APRENDER A COMER), nueve kilos de grasa. Por otro lado, el entrenamiento debe conseguir que la masa muscular se pierda lo mínimo posible, se mantenga o incluso aumente. Pero ¿Qué ocurre si aumenta el valor magro de la foto? Que Susana cuando se pese se sentirá mal porque no ha llegado a sus objetivos. ES MENTIRA!!!!

Si susana coge 3 kilos de masa muscular y pierde 9 kilos de masa grasa, la báscula le estará diciendo que su esfuerzo sólo se ha visto recompensado por 6 kilos. Lo que nos lleva a sentirnos que no hemos trabajado eficazmente, pero lo volvemos a repetir ES MENTIRA!!! . Si perdemos 9 kilos y otros 3 de masa muscular, la báscula nos dirá que hemos perdido 12 kilos. ¿Qué le interesa más a las empresas que no se preocupan por las personas? Por supuesto, que pierdan mucho peso, mucho peso y que lo vean en la báscula. Lo sentimos mucho, el peso no mide nuestro esfuerzo real. Por mucho que las revistas de moda o empresas vende humos nos quieran inculcar esta maldita idea.

Normalmente en mujeres suele ser más complejo porque todos los sistemas hormonales hacen que el aumento de la masa muscular sea más dificil. En chicos, es más “fácil”, siempre que la persona sea consciente de que tiene que hacer un trabajo importante de entrenamiento y que lo mejor que puede hacer es no obsesionarse con el MALDITO PESO.

Esto son los datos de una persona que perdió 10 kilos, que consiguió mantener el peso muscular y ADEMÁS consiguió mantener unos hábitos de alimentación que ha conseguido que pierda otros 5 kilos de manera autónoma. ADEMÁS consiguió disfrutar del ejercicio y ahora está metido en clases de pádel (SIN QUE LE DUELA LAS RODILLAS), camina todos los días una media de 15.000 pasos y ha introducido nuevos amigos y aficiones a su día a día.

2016-07-07-05-47-06_07-07-2016-10-47-51-jpg

Nuestro objetivo no es el peso, es el cambio en nuestro estilo de vida. Nuestra forma de entender que para mantenerse sano y moverse con agilidad, debemos entrenar y ser conscientes de ello. Eso significa que también debemos trabajar la cabeza, entrenarla para que no nos engañe y busque la salida fácil

NUTRICIÓN + ENTRENAMIENTO +PSICOLOGÍA + EQUIPO DE TRABAJO COMPROMETIDO

Por favor, desde Centro PRONAF os pedimos que os dejéis de engañar y comencemos a trabajar con cabeza y sentido común. No hagáis caso al maldito peso, vuestro esfuerzo se merece algo mejor que un simple número.

CENTRO PRONAF

LEARN Health Is Possible.

Sticky
In Blog
Tags in

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*